QUIERO EL ÍNDICE DE ESPERANZA Y DESILUSIÓN